anterior siguiente cerrar

Muestra Castex

Texto Muestra Natalia Orlowski
 
“El color es un transmisor de la sustancia visible detrás de la cual ama esconderse la naturaleza”Remo Bianchedi
 
Este acontecer de la naturaleza se refleja en la obra de una artista que utiliza todos sus sentidos para expresar su arte. Natalia Orlowski es una pintora que se siente habitada por su mundo interior y su obra es una manifestación de ese mundo que la completa, que la contiene y se manifiesta a través de sus pinturas. Los paisajes que pinta son paisajes que la habitan, registros de recuerdos, de encuentros, de intensas vivencias que se plasman en sus telas. Cuadros donde, a veces, el trazo sutil de una imagen surge entre las capas de tintas, barnices y lacas. Silencios que expresan momentos de plenitud y no nos dejan indiferentes al observarlos. Inquietantes, los paisajes abstractos que pinta nos invitan a meditar y experimentar con la naturaleza de manera espontánea. 
 
Pinturas que dialogan con la obra de Pablo Betti donde el color emerge de veladas transparencias. Sus obras son registros de una intuición refinada que transforma la materia en pura luz y color. Paisajes de interioridad que dejan huellas de percepción sobre la tela.
 
Una dialéctica entre materia, pincelada y pulsión creativa que comparte también Remo Bianchedi con su serie de paisajes metafísicos del norte. En ellos lo atemporal es contenido en una imagen. La pintura como reflexión de la vida. Pintar el tiempo con tiempo, ese devenir continuo sin principio ni fin. 
 
Silencios que se perciben en los cuadros de José De Marco. Su obra perturba, moviliza nuestros sentidos y penetra en el fondo de nuestras almas. Un tiempo detenido que deja huellas en estado de espera.
 
Historias de introspección se revelan también en la obra de Manuel de Francesco. Sus personajes ensimismados son el resultado de una búsqueda interior. Concebidas a partir de recuerdos de infancia, sus esculturas aportan cierta melancolía y en los mundos creados por ellas se percibe un diálogo íntimo que invita al espectador a ser escuchado, atendido.
 
Una poética intimista que expresa también Mónica Fierro con sus libros antiguos intervenidos. Los personajes de sus obras cobran vida de manera casi mágica en escenas teatrales que son el resultado del plegado y el recorte de sus páginas. Hojas añejas que otras veces sólo son intervenidas por diminutas puntadas de hilos de colores. Registros una vez más que se plasman en el papel.
 
Naturaleza. Fauna y flora autóctonas en peligro de extinción son señaladas a través las esculturas de cerámica de Desirée De Ridder. Sus dibujos sobre la piel de los animales y los colores utilizados hacen caso omiso a las realidades del mundo natural y acentúan la fuerza, el impacto y la expresividad de la urgencia. La escultora protege, cuida y denuncia. Pinta lo frágil sobre una naturaleza amenazada.
 
Fauna a su vez también representada en la obra de María Bressanello quien a través del arte textil combinado con el hierro y la cerámica plantea animales de dimensiones enormes que inquietan sin incomodar e invitan a abrazar y tocar. 
 
Abrazar la naturaleza, la vida y el arte. Una dialéctica entre Natalia Orlowski y siete artistas que comulgan con su filosofía de vida.